Recomendaciones para el cuidado de una persona con incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria afecta a muchas personas, pero no necesariamente debe relacionarse con la edad o el sexo, también puede deberse a diferentes causas y tener distintos grados. Cada tipo y grado de incontinencia urinaria tiene su tratamiento y sólo si se diagnostica correctamente se podrá tratar adecuadamente.

El primer tratamiento para la incontinencia urinaria es la prevención, tener unos hábitos saludables puede evitar y retrasar su aparición, así como disminuir su grado. Pero, una vez diagnosticada, existen multitud de soluciones eficaces (rehabilitación, fármacos, cirugías) que pueden solucionar o mejorar la incontinencia urinaria. Además, el tratamiento con absorbentes también es buena elección para muchos pacientes.

En general, se trata de priorizar la mejor opción para ayudar a las personas que sufren incontinencia urinaria y mejorar su calidad de vida. 

Cómo afecta la incontinencia urinaria en el cuidado de personas dependientes.

Las personas con incontinencia experimentan sentimientos de culpa, vergüenza y negación, a pesar de ser conscientes de su situación. Todo ello les puede causar 

pérdida de autoestima, miedo y rechazo hacia los familiares, cuidadores y personas de su entorno.

La incontinencia urinaria nunca debe ocultarse y es importante que el paciente consulte siempre con un profesional sanitario.

Cuando la persona dependiente con incontinencia urinaria tiene algún tipo de demencia o deterioro cognitivo, no sufre tanto ni tiene sentimientos de vergüenza al no darse cuenta de su situación. Sin embargo, para aquellas personas que son más conscientes de su entorno, es muy importante poder evitarles el sufrimiento desde el primer momento.

Recomendaciones y pautas generales para los cuidadores de enfermos con incontinencia urinaria

  • Llevar un registro y controlar en qué momentos se producen las micciones. Las pérdidas suelen ser más frecuentes al levantarse, acostarse, antes o después de las comidas o también después de beber café o té. Conociendo los momentos en que ocurren los accidentes será más fácil evitarlos, incentivando al paciente para que vaya al baño a esas horas.
  • Reeducar el esfínter. Las estrategias conductuales favorecen el entrenamiento del control de los esfínteres y el correcto vaciamiento de la vejiga. Cuando sea posible, se aconseja la evacuación inducida o la micción pautada. El objetivo es que la persona orine con mayor frecuencia para acostumbrar la vejiga a evacuar a un determinado ritmo. Para que sea efectivo se recomienda que la persona vaya al baño cada 2-3 horas, independientemente de que sienta ganas de hacerlo.
  • Evitar largos períodos de inmovilidad. Animar a la persona para que camine cuando sea posible y hacer cambios posturales cuando esté encamada o sentada.
  • Prevenir las infecciones del tracto urinario. Es importante enseñar al paciente y a su entorno para que identifiquen los signos y síntomas de las infecciones. También se recomienda monitorizar la eliminación urinaria, incluyendo la frecuencia, consistencia, olor, volumen y color, según sea necesario en cada caso.
  • Vigilar la aparición de problemas en la piel (enrojecimiento, irritación, infecciones, etc.) y prevenir la maceración en las zonas de más riesgo (sacro, nalgas, órganos genitales).
  • Prevenir las caídas. Modificar el entorno para facilitar el acceso al baño y minimizar las situaciones de peligro.

Consejos higiénico-dietéticos

Existen recomendaciones muy útiles para los cuidadores de personas con incontinencia urinaria relacionadas con la dieta, la ingesta de líquidos y el consumo de cafeína y alcohol.

  • Dieta. Se recomienda la pérdida de peso para personas incontinentes con sobrepeso. Existe una relación directa entre el índice de masa corporal y los diferentes tipos de incontinencia urinaria.
Tipos de alimentos y bebidas no recomendados por irritar la vejiga: comidas muy condimentadas, cítricos y sus zumos, productos elaborados a base de tomate, edulcorantes artificiales y bebidas gaseosas.
  • Líquidos. Se recomienda una ingesta adecuada de líquidos para el correcto funcionamiento del aparato urinario. Cuando se limitan los líquidos pensando que mejorará la incontinencia, todavía puede empeorarla más porque aumenta la concentración de la orina y provoca irritación de la vejiga. Solo debe limitarse la ingesta de líquidos 2 horas antes de acostarse. 
  • Consumo de cafeína y alcohol. La cafeína incrementa la actividad de la vejiga y ejerce un efecto similar a los diuréticos. El alcohol es un agente irritante de la vejiga y puede aumentar la frecuencia de la micción.

Pautas generales sobre los absorbentes para los cuidadores

  • Revisar los absorbentes con frecuencia y cambiarlos cuantas veces sea necesario.
  • Comprobar el estado de la piel en cada cambio de absorbente .
  • Realizar una higiene adecuada de la zona del absorbente.
  • Seguir las normas de colocación de los absorbentes según la situación de cada persona (encamada, sentada, deambulante, etc.).
  • Aumentar la frecuencia de cambio del absorbente e hidratar la piel mediante cremas o aceites.
  • Utilizar un vestuario cómodo que sea fácil de abrir y manipular y que no apriete.

Importancia de los aspectos emocionales en el cuidado de una persona con incontinencia. Recomendaciones.

Es muy importante no culpar a la persona dependiente con incontinencia urinaria. Se recomienda:

  • Afrontar la situación y hablar con ella desde el primer momento con sinceridad y transparencia, sin hacerle sentir culpable. 
  • Aumentar su autoestima y felicitarla ante los logros para conseguir motivarla.
  • Procurar que manifieste sus sentimientos, percepciones y miedos.
  • Explicarle todos los procesos, incluidas las posibles sensaciones que se experimentan durante los cuidados y los detalles de cualquier procedimiento cuando sea necesario.

Favorecer la autonomía de la persona dependiente también beneficiará a los cuidadores para que no sientan que tienen tanta carga. Se trata de dejar que la persona dependiente haga cosas, aunque sean pocas o las haga con dificultad, más lentamente o se equivoque. De lo contrario, cada vez realizará menos actividades, perderá la práctica y será más dependiente todavía. 

Aunque la experiencia como cuidador es única y diferente para cada persona, necesariamente implica una fuerte carga emocional. Desde aquí, todo el reconocimiento a los cuidadores que cada día se esfuerzan por desempeñar una labor tan importante y fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas dependientes.

Bibliografía:

1. Información al ciudadano y los cuidadores: afrontar la incontinencia. Cómo afrontar la incontinencia en personas mayores. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

2.Incontinencia ¿Qué hago? Información especializada para cuidadores y personas dependientes. Ministerio de Educación y Formación Profesional. Gobierno España

3.Guía para el cuidado de personas con incontinencia urinaria. Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública. Generalitat Valenciana. 2021.

4.Guía de buenas prácticas en pacientes con incontinencia urinaria. Junta de Castilla y León. Consejería de Sanidad. HURH 2019.

Ilustración Doctor Ok

¿Eres profesional sanitario?

Los contenidos del sitio web al que está intentando acceder están dirigidos exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.

(Serás redirigido a Ontex.com)

Bienvenid@,
nos encanta verte por aquí.