La Nueva Serenidad

Notifications

Mark all as read
actualidad

Incontinencia y salud mental: una relación más común de lo que parece

El diagnóstico de la incontinencia puede desencadenar muchas emociones y sentimientos. Si no se controlan, estos pueden tener un impacto significativo y negativo en la calidad de vida.

Es difícil hablar sobre la salud mental e incontinencia, pero no debería ser así. Mucha gente no se da cuenta que los dos pueden estar interconectados. De hecho, según una investigación presentada en el Congreso de la Asociación Europea de Urología, el 30% de las mujeres con incontinencia también sufrirá depresión, una probabilidad tres veces mayor que el de la población en general.


¿Cómo puede afectar la incontinencia a la salud mental?

Muchos estudios demuestran que la incontinencia tiene un impacto negativo importante en la salud mental, en un grado comparable al efecto de las enfermedades neurodegenerativas y los cánceres y afectando a nivel:

  • Emocional y social, al tener pánico a sufrir incontinencia en público, a hablar del tema, que sea conocido por familiares y extraños.
  • Relacional, al tener miedo a intimar y mantener relaciones.
  • Ocioso, al detener el ejercicio y las actividades por la incontinencia.
  • Laboral, al producirse largos períodos de ausencia en el trabajo por la pérdida de confianza, de autoestima y también por la alta estigmatización en torno a la incontinencia.
  • De salud, al repercutir en la calidad y duración del sueño.

 

¿Cuáles son los signos de alarma y cómo pueden agravar la incontinencia?

Sabemos que la incontinencia sigue siendo un tema tabú para muchos, pero cuando se presenta debemos estar alerta a las señales de alarma de las enfermedades mentales que generalmente se presentan en forma de depresión. Algunos de los signos a tener en cuenta son:

  • Cambios en el estado de ánimo como irritabilidad, frustración, inestabilidad emocional, insensibilidad emocional y tristeza
  • Expresar sentimientos oscuros
  • Cambios en los hábitos: no querer salir y cancelar planes, dejar de lado las relaciones, cambios alimenticios (comer más o dejar de comer), cambios en la higiene (no vestirse, no ducharse, dejarse por completo)
  • Mayor consumo de alcohol y de tabaco
  • Pasar muchas horas en la cama o en el sofá, sin tener ganas de hacer nada.

Es verdad que determinar o identificar una correlación entre salud mental e incontinencia es complicado, una persona reaccionará de una manera completamente diferente a otra y todo dependerá de la naturaleza de la enfermedad, la gravedad y el uso de medicamentos para contenerla.

Lo que sí está constatado y es de lógica es que ciertos problemas de salud mental (relacionados con el estilo de vida, estrés, carácter obsesivo, consumo de sustancias estimulantes…) pueden causar o aumentar directamente la incontinencia. Por ejemplo, una persona que sufre de ansiedad puede desarrollar hábitos obsesivos que conducen a micciones frecuentes.

Soporte emocional: la importancia del apoyo del entorno y de los profesionales implicados.

Comprender los sentimientos negativos generados es tan importante como entender la fisiología asociada con el diagnóstico. Antes de profundizar en ideas de autocuidado, es importante reconocer y darse cuenta que los sentimientos que afloran después de un diagnóstico son válidos y esperados.

Y que no solo hace falta abordar, reconocer y asimilar estos sentimientos desde la perspectiva del propio paciente, sino también por parte de los acompañadores y profesionales sanitarios que están implicados.

Es necesario una vuelta de tuerca, un cambio de orientación de la conversación entre pacientes y urólogos (y profesionales en general). Una ampliación del tratamiento en la que se debería atender y contemplar la salud mental del paciente, no solamente tratar la incontinencia como un desafío físico sino también mental y psicológico que si se atiende puede ayudar a mejorar la afección.

A continuación, os proponemos una serie de ideas para poder ayudar a vuestros pacientes con IU, para que puedan comprender, reconocer y abordar los sentimientos generados a través de su diagnóstico.

Ahora que te diagnostico con IU, ¿qué pasa?

Transmite a tu paciente calma y serenidad, coméntale que necesitará tiempo para aceptar los cambios producidos en su cuerpo y en su estilo de vida. Que es normal sentir momentos de negación, frustración, tristeza hasta aceptar su nuevo estado. Que es un proceso necesario y normal.

Asesórale que, si es necesario y no consigue encontrarse bien anímicamente, aparte de hablarlo con normalidad con familiares y amigos, busque apoyo adicional.

Háblale de que la incontinencia es un cambio fisiológico que tiene una prevalencia significativa en la población y que afecta a más de seis millones de españoles.

Es importante hacer hincapié y entender lo que significa vivir con incontinencia, la carga mental, emocional, personal y social que supone para el paciente.

En Ontex sabemos que queda mucho por hacer, muchos estigmas que romper, muchas historias que escuchar y mucha formación y herramientas que crear sobre la incontinencia urinaria. Si quieres proponernos alguna temática para webinar o un material necesario para tu consulta, tu centro o farmacia no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de escuchar tus sugerencias.



No te pierdas ninguna novedad y accede a
todos los beneficios de La Nueva Serenidad.

Regístrate

Volver a Actualidad

Publicado en Incontinencia el 19/07/2021.

×

AVISO

Los contenidos del sitio web al que está intentando acceder

están dirigidos exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar  medicamentos en España.

Confirmo que soy profesional sanitario

CONFIRMAR | CANCELAR


×
cerrar